Algunas consideraciones finales: ¿y tras la COP26 qué nos queda?

A unas horas de que se termine la COP26, una de las cumbres del clima más importantes, el borrador de las conclusiones finales dista mucho de ser esperanzador: pocos compromisos vinculantes, mucho retardismo y mucha procrastinación. Además, después de la investigación publicada por el Washington Post, la esperanza se diluye: hay una brecha considerable entre las emisiones que declaran los países y lo que realmente emiten. Estaríamos hablando de un desajuste global entre 8.500 y 13.300 millones de toneladas de CO2. Si ni siquiera nos podemos fiar de las cifras oficiales, ¿qué nos queda?